Uva blanca (500 grs)

2,00 

Un crujiente y dulce sabor entrará en tu paladar. Es la sensación que te regala la uva blanca, una de las frutas más tradicionales que invita a comerla al natural y acompañada de alimentos como el queso.

¡Uvas y queso saben a beso! a ese beso que anuncia el año nuevo, tras las campanadas. Y qué combinación más rica. Si te gusta el queso, te animamos a probar nuestra variedad de uva blanca con uno de tus quesos favoritos. Su crujiente y dulce sabor conjugará a la perfección en tu paladar regalándote una sensación única. La uva blanca presenta un tamaño homogéneo, con pipa y de color verde. De pulpa blanca o púrpura y sabor dulce, suelen ser procesadas para elaborar vinos o consumidas como uvas de mesa. Protagonista para dar la bienvenida al nuevo año, esta fruta se ha popularizado dando lugar a ricas recetas realmente originales.

Aunque resultan deliciosas al natural, las uvas también se pueden comer en macedonias, yogures, decorando tartas o postres dulces como el membrillo. En recetas saladas aportan un agradable contraste agridulce logrando sabores verdaderamente especiales. Tal es el caso del queso, en tostadas, o acompañando a verduras o sopas frías.
A la hora de conservar esta variedad, lo mejor es que la mantengas en el frigorífico, donde pueden permanecer hasta 15 días sin perder su sabor y sus nutrientes esenciales. Eso sí, es recomendable sacarlas de la nevera unos minutos antes de consumirlas para que mantengan todo su sabor y aromas.
Entre otras propiedades, la uva blanca es antioxidante, diurética, energética, e incluso puede ayudar a prevenir la osteoporosis. Dado a la calidad de sus hidratos, es un alimento perfecto para deportistas.
Es en los meses de otoño cuando se encuentran en su mejor temporada. No obstante la uva blanca es una fruta que se puede consumir en cualquier momento. Desde Frutique te la llevamos lista hasta tu domicilio para que la disfrutes.

También te recomendamos…

Carrito de compra