Chirimoya (unidad)

2,75 
6,4 € / kg

Por su aspecto exterior nadie diría que la chirimoya esconde un jugoso interior dulce como el caramelo. La fruta de los mil ojos es tropical y presenta una piel verde no comestible, con un interior blanco con pipas negras. Su carne, blanda y cremosa, se derretirá en tu paladar dejándote un agradable sabor dulce. Ojo, no confundir con la alcachofa.

SKU: F255 Categoría:

También conocida como la fruta de los mil ojos, llamada así por las diferentes formas de ojo que conforman su piel. Una fruta tropical digna de degustar. Es una fruta diferente que se consume de manera especial. Se come cortándola por la mitad y comiendo su pulpa con una cuchara. Su piel no es comestible. Irás encontrando en su interior blanco, unas pipas negras y una carne consistente y cremosa que se derretirá en tu paladar conforme vayas catándola. Una fruta dulce, fuente de propiedades beneficiosas. Te gustará consumirla al natural, sin acompañamientos, para disfrutar de todo su sabor.

Aunque está muy rica para consumirla al natural, también tiene sus usos en la cocina en ensaladas y verduras. Además se utiliza para elaborar mermeladas, cremas, helados y zumos.
La chirimoya es muy sensible al exceso de calor. Por lo tanto, es recomendable conservarla a temperatura ambiente sin que el sol le dé directamente para evitar que se pase y termine echándose a perder. En cambio, si deseas ralentizar su maduración, puedes guardarla en la nevera para conservarla durante más días en su punto.
La chirimoya es una fruta con muchos beneficios nutricionales. Contiene glucosa y fructosa por lo que es una buena fuente de energía. Aporta vitaminas y minerales y buenas cantidades de potasio, hierro y calcio. Combate la anemia, favorece la digestión, fortalece huesos y músculos y regula la tensión arterial.
Esta fruta madura en invierno, la mejor época para descubrir sus sabor y beneficiarse de sus propiedades nutritivas. No obstante, podemos consumir chirimoya en cualquier época del año.
Carrito de compra