Castaña (500 grs)

4,60 

Es una de los productos más típicos y consumidos en los meses de otoño y que te ayuda para combatir el frío. Los puestos de castaña que vemos en la calle son una llamada a la acción para consumir un fruto que aporta energía al organismo.

SKU: F930 Categoría: Etiquetas: ,

¿Qué nos evoca la castaña? Lo relacionamos con el frío, el invierno… De buen tamaño, la castaña es perfecta para asar o para comer cruda. En plural son un fruto seco ligero en comparación con otros ejemplares, ya que no alcanzan las 200 Kcal por cada 100 gramos; poseen una elevada proporción de fibra en su composición, así como de minerales de utilidad para el organismo.

Hay numerosos ejemplos de platos, guisos, postres o bebidas que incorporan a las castañas en su formulación. Algunos ejemplos son: Castaña asadas o tostadas al horno. Cocidas en agua, una vez bien peladas durante 5-10 minutos, y dejadas a enfriar para incorporarlas en postres o como guarnición en repostería. Castañas hervidas con leche. Ensalada de castañas hervidas con granada, manzana y escarola. Ensalada de castañas glaseadas con patatas y remolacha. Crema de castaña con setas variadas. Crema de verduras, con patatas y castañas. Y El Marrón Glacé, el favorito de mi abuela. Era sin duda, el mejor regalo que le podías hacer en esas fechas.
Para conservar las castañas frescas en casa debes colocarlas en un lugar fresco y seco; en un cesto o un recipiente agujereado para que circule el aire y así no se pudran. Nunca debes meterlas en una bolsa de plástico.
Además de por su riqueza en hidratos de carbono y su elevado contenido acuoso cercano al 50%, las castañas también son de mucha ayuda en la dieta de deportistas, ya que ofrecen minerales que contribuyen al buen funcionamiento del sistema neuromuscular, como son el potasio, magnesio y calcio.
La temporada de castañas empieza el mes de octubre y dura hasta diciembre, así que hay que aprovechar bien esos meses del otoño.
Carrito de compra